Kike Calvo Fotografía

Enrique Calvo In Memoriam



Tras 20 años esperando y con lágrimias en los ojos, tengo el placer de compartir que, Zaragoza, mi ciudad, reconoce la labor como periodista de Enrique Calvo. El Gobierno de Zaragoza aprobó en sesión la Calle Enrique Calvo, con entrada por Principado de Morea y Salida por la Avenida Cesáreo Alierta. Siempre dije a mi madre, que si mi ¨tierra¨no era capaz de reconocer la labor profesional de uno de los mejores profesionales de los medios de comunicación, yo personalemente iba a eliminar cualquier relación de mi persona con la ¨tierra del cierzo¨en futuras biografías. Ya no será necesario. Tras la creación del concurso www.kikecalvophotocontest.com dedicado a la memoria de mi padre, este es el mejor regalo que podía haber recibido. Gracias Zaragoza, gracias Aragón y hacerme volver a creer en la Nobleza aragonesa. Va por tí Henry! 




Junto a mis hermanos, Nano y Reyes, hemos decidido dedicar esta página para dar a conocer quien fue, uno de los grandes periodistas de mi región Aragón. Durante años, y como hijo predilecto de la ciudad, se prometió el nombramiento de una calle a su memoria. Ya Penélope Cruz o el mismo Mario Bros, tienen sus calles. ¿Nos hemos preguntado muchas veces cómo es posible? Han pasado más de 15 años y nadie ha hecho nada. No sería justo que los jóvenes comiencen a estudiar mi trabajo como periodista y fotógrafo en colegios de muchos puntos de España y América Latina, y desconozcan, a la persona y al profesional que nos hizo ser quien somos. La dirección es fácil de recordar: www.ENRIQUECALVO.com

Para escuchar la voz de Enrique, en un homenaje en Estudio de Guardia el dia 5 de diciembre de 2011, donde el equipo, solicitita a la Alcaldia de nuestra ciudad, una calle para nuestro padre:



Sirva esta página (que irá creciendo con el tiempo) como record histórico y permanente, además de un testimonio para dar a conocer a futuras generaciones quien fuera uno de los periodistas que ha dado Aragón y España. La voz de Aragón, durante años con programas de radiales en Radio Zaragoza, como ¨La Rebotica¨ y ¨Estudio de Guardia¨, que aun continúa en antena más de 20 años después de la primera emisión.

Desde aquí te pedimos, que si quieres apoyarnos, dejes una sugerencia al Ayuntamiento de Zaragoza, indicando tus deseos de que exista una calle céntrica, una estatua o una beca a la memoria de este gran profesional.  Se completa en apenas dos minutos, y te lo agradeceríamos mucho.


Pero más allá de ser un gran profesional, fue una de las personas más importantes de este servidor.  Fue el mejor padre del mundo, un gran marido, y un punto de referencia en muchos de los movimientos culturales que sucedieron en la región.

En breve añadiré fotografías y diversa información histórica, para que ahora sí, las nuevas generaciones de Aragón y otros puntos de España y el mundo, sepan quien fue Enrique Calvo, aunque su ciudad, como a tantos otros, nunca supo constatarlo para la posteridad y pareció dejarlo en el olvido.

¿Cómo puedes ayudarme? Es muy posible que si preguntas a tus padres o abuelos, ellos recuerden anécdotas. Si puedes ayudarme a correr la voz de este enlace, particularmente si eres aragonés o vives en la región, ya sea pegándolo en tu Facebook, colgándolo en Twitter o haciendo mención en cualquier blog dedicado al periodismo, te estaré agradecido de corazón.

Si cuentas con una fotografía en la que aparezca Enrique Calvo, o conoces de alguna anécdota bonita sobre su vida y profesión, no dudes en enviármela a kikecalvo@gmail.com

Muchas gracias y Viva la Madre que me parió!

Porque ser agradecidos en de bien nacidos... Va por ti Henry!

Kike Calvo

"La REBOTICA FOTOGRAFICA". A la memoria de Enrique Calvo


Nano Calvo sobre Enrique Calvo:

La voz de Aragón
Para quienes sean jóvenes, o residan en lugares ajenos a estos episodios de la historia, decir que mi padre, portador de una voz idónea para la transmisión de la palabra, hizo de su talento una razón para crear y reinventar el panorama de las ondas en nuestra ciudad, Zaragoza, ideando programas que todavía hoy, décadas después de su primera emisión, siguen en antena. Un buen ejemplo es Estudio de Guardia, nacido a principios de los ochenta con la intención de recoger las peticiones de los oyentes y realizar un seguimiento honesto de sus necesidades. En 2011, casi media vida después, el espacio sigue vivo en Radio Zaragoza.

Siempre he hablado de la necesidad de reconocer a cada cual su obra, al margen de los oscuros intereses y dudosos objetivos que nos guían con frecuencia. En un mundo que se rige principalmente por el interés personal y la búsqueda del beneficio propio, este punto suele quedar olvidado, en algún cajón, hasta que se alza la voz, se crea algo de ruido y la lógica despierta en las mentes de los que deciden o tienen la posibilidad de hacer y reaccionar.

La promesa de una calle
Como símbolo de este olvido, a menudo mencionamos el asunto de la calle a su nombre, prometida y nunca creada. Aunque se trate de un detalle sencillo, de importancia subjetiva, tanto mi madre, Pilar, como mis hermanos, Kike y Reyes,  esperamos el momento de su creación, a modo de homenaje sincero y permanente en las calles de nuestra ciudad natal.

Tiene más sentido esto, si cabe, al recordar que son calles que mi padre conocía mejor que nadie, por su propio caminar, y reconocía a menudo por lo escuchado a través de las dudas, quejas y comentarios de los que fueran sus respetados oyentes. Miles de ciudadanos que depositaron en él su confianza, sabedores de encontrarse, a pesar de la distancia, ante una voz de corazón y un corazón con voz y palabra.

Por mi parte, amén de muchas otras cosas que no es momento ni lugar de mencionar, agradecer siempre a mi padre su ejemplo y labor, así como reconocer el valor de quienes abren camino, al margen de lo establecido y de las críticas que nacen, con frecuencia, de la observación de quien camina según su criterio y escucha lo justo y estrictamente necesario. 

Nadie es perfecto, excepto el capitán
Como bien comenta Antón Castro, fueron varias las críticas recibidas por mi padre, tras su nombramiento como Consejero de Cultura del Gobierno de Aragón. Esto confirma, a mi entender, la perniciosa tendencia humana de juzgar y complicar la existencia ajena, por norma, y distraer al personal como engañosa forma de maquillar las indudables sombras de la existencia propia.

Hoy, dieciocho años después de su fallecimiento - tras una dura y larga enfermedad -, imagino que la vida habrá puesto a cada uno en su lugar, o estará en ello, y que las lecciones habrán sido repartidas en consecuencia. Apuesto que en más de un caso el veneno vertido, sin otro fin que el hacer daño, habrá vuelto para recordar que nada en la vida es seguro y que lo que damos por hecho una mañana, como escudo de nuestra falsa fortaleza, se desvanece de pronto una tarde y nos hace caer, de golpe y sin contemplaciones, hasta el nivel de la simple realidad. Es ley de vida.
Como solía decir mi padre, en tono de broma: Nobody is perfect, except the captain.

Concha García Campoy (Periodista) sobre la iniciativa de los hermanos Calvo: 
"Nano, me ha gustado muchísimo. Tu padre, como cuentas, ha sido un gran referente. Es estupendo que lucheis por su memoria"


Miguel Mena sobre Enrique: Enrique Calvo fue una persona capital en mi trayectoria profesional y, por extensión, en mi vida adulta. Él fue quien decidió ficharme para los musicales del Canal 2 de Radio Zaragoza, él fue quien poco después me impulsó hacia la programación informativa de Onda Media y él fue la persona a la que sustituí en “Estudio de Guardia”, el programa que Enrique puso en marcha en 1980, que yo presenté con Mari Carmen Pino desde 1988 a 2006 y que todavía sigue vivo tantos años después en las voces de Juanjo Hernández y David Marqueta.
            Enrique tenía un talento natural para el micrófono. Era un comunicador nato, un seductor de las ondas. Su manera de dialogar con los oyentes creó escuela. Siempre amable, pero irónico cuando hacía falta. Siempre conciliador, pero contundente cuando lo exigía la situación. Siempre con una sonrisa, siempre atento al interés de la calle, siempre bien informado, Enrique conocía Zaragoza como nadie y ahí también residía una de las claves de su éxito.
            Enrique Calvo fue una figura esencial que protagonizó en Aragón, con luz propia, los años más trascendentales de la radio española, los de la Transición, los de la libertad y la modernidad, los que brindaron a los españoles un cauce a través del cual expresarse y convirtieron a este humilde medio de comunicación en un referente imprescindible en las vidas de millones de personas. La prueba más evidente del poso que dejó es que, veinticinco años después de dejar los micrófonos, la audiencia aún lo recuerda.   




Juanjo Hernandez (Estudio de Guardia) sobre Enrique Calvo:
“Tengo la enorme fortuna de trabajar en el programa Estudio de Guardia. Tengo la enorme fortuna de trabajar en el programa que ideó Enrique Calvo. Tengo la enorme fortuna de colaborar en el mantenimiento de uno de los espacios de participación más veteranos de la radio española. Tengo la enorme fortuna de colaborar en la demostración de que la audiencia de Zaragoza sigue decidiendo llamar por teléfono para dejarse oír en sus valoraciones, en sus reivindicaciones. Enrique fue el padre de aquella radio que hoy está viva, muy viva. Sólo esto ya habla de él, de quién fue. No sólo era la mejor voz, la mejor presencia; además tenía un concepto modernísimo del lenguaje radiofónico, del poder y el compromiso que un medio de comunicación tiene para su entorno y sobre todo para su gente. Gracias, Enrique (y mientras escribo estas líneas vuelve tu timbre a mi oído) por fortalecer como hiciste este oficio y por dignificar la comunicación y las personas”.


Anton Castro sobre Enrique Calvo:
" Conocí a Enrique Calvo mucho antes de conocerlo: a través de su voz en ‘Estudio de guardia’. Era una voz clásica de radio, elocuente, eufónica, la de alguien que se ha formado a sí mismo oyendo y contando la vida de los otros. Luego, el inolvidable José Perlado me habló de la aventura histórica de Radio Zaragoza y de aquel Estudio 14.15 (creo que se llamaba así) en el formaban Miguel María Astrain, Lisardo de Felipe, Joaquín Gazo, Conchita Carrillo, José Juan Chicón, Luis del Val y Enrique Calvo. Eran los siete magníficos de la radio, de la existencia cotidiana de la ciudad y sus personajes a través de las ondas. Luego, Enrique Calvo fue consejero de Cultura. Recuerdo que me llamaba más allá de la medianoche a ‘El día de Aragón’ para confirmarme o desmentirme cualquier asunto. Aquello siempre me pareció conmovedor, algo que iba más allá de la profesionalidad: era un hombre educado, un caballero y en cierto modo un perfeccionista. Sé que le gustaba la fotografía y los viajes. Algunos en el parlamento le decían, con algún desdén, ‘La voz’. Entonces casi me pareció gracioso: un chiste feliz, incluso creo haber incurrido en esa simpleza. Con el tiempo, me he dado cuenta de que ese era un auténtico elogio. Enrique Calvo fue ‘La voz’ y lo llevaba a gala. Quería ser una voz: cercana, constante, necesaria. Su forma de entender el mundo y el oficio empezaban en el timbre, en la emoción controlada, en la hermosa dicción: se es como se habla. Se habla como se vive."





Su pasión por la fotografía:

 

Seguramente muchos se acuerden, Enrique era un gran aficionado a la fotografía. En una época donde este hobby no estaba tan extendido como hoy en día, pasaba horas documentando todo tipo de acontecimientos de la vida cotidiana. Muy posiblemente, tanto Nano como mi persona, nos convertimos en comunicadores visuales sin darnos cuenta, influenciados por nuestro padre. En la imagen, Pilar Ramiro, esposa de Enrique Calvo, en una típica mañana de domingo. En la silla, Reyes, Kike y Nano Calvo, comenzando desde arriba.








EL RINCON DE LOS RECUERDOS: 

Marga Bohanna:
He oído un poco de la entrevista en un taxi... la emoción que sentías al volver a escuchar otra vez a tu padre, desde que murio no la habías vuelto a oir..que siempre durante la hora de la comida, os acompañaban la radio y sus palabras...y lo increíble que resulta que en esta ciudad, todavía no se haya hecho nada, para que los ciudadanos lo recordemos para siempre...
Enrique Calvo,alguien que fue nuestra voz y parte de nuestra historia..La radio entonces era el medio más escuchado gracias a él y otros compañeros que día a día entraban en nuestras casas y casi los considerabamos uno más de la familia...Se lo merece!

Pablo Polo: 
En un día que se recuerda la figura de Enrique Calvo no puedo por menos que dejar el recuerdo que casi de modo permanente tengo hacia su persona.

El fue el responsable de la ocupación de mi tiempo dedicado al compromiso con lo publico, de su hacer, de la atención que me dedico con tanto respeto, comprendí que desde la calle con el respaldo de personas como EL, los vecinos podíamos hacer ciudad.

Estuvo a mi lado y me dio respaldo cuando encontramos vertidos radiactivos procedentes del Miguel Servet, aquello genero cambios de importancia en el tratamiento del control de los residuos, en la Consejo Nuclear Mundial quedo registrado como “CASO VADORREY”.

Igualmente me respaldo en la lucha  por salvar el Edificio Solans, de la Avenida Cataluña, la  difusión de nuestras demandas, las investigaciones y puestas sobre la mesa de las “Oscuras negociaciones” en la compra-venta de terrenos en la avenida Cataluña quedo al descubierto. La realización del recortable del Edificio y la difusión que dio al mismo acabo marcando la decisión política de preservar el edificio.

Presto atención y respaldo la lucha porque se demoliesen los depósitos ferroviarios para permitir el paso de vehículos por el túnel ferroviario que discurre por debajo del estribo del Puente de Piedras en el Arrabal.

Igualmente fue el primero que escucho y creyó que las riberas del Ebro se podían Cambiar y respaldo todas nuestras propuestas.

 Tantas y tantas cosas que no puedo por menos reconocer la grandeza de una persona que desde la fuerza de un micrófono cambio la ciudad que hábito, y lo viví en primera persona. Me enorgullezco de poder decir que gocé de su amistad.






Pilar Palomar: Nuestro Enrique, genio y figura.  Recuerdo su simpatía, la cadencia de su voz, su don de gentes, su gran cultura, muy dado a hacer favores, bromista y socarrón como pocos, espléndido como ninguno, grandísimo comunicador, un clásico total de la radio aragonesa.........., pero su estela no se ha apagado, ahí están sus tres hijos, SU MEJOR LEGADO.



Juan Alday: Que grande era tu padre. Yo era un crio, pero me acuerdo de Estudio de Guardia.Mi padre siempre hablaba maravillas de el, por cierto.Una pena que os dejara tan joven.

Luis Emilio Fernández Ibáñez Kike y familia.¿Qué puedo decir yo de vuestro padre? Sólo maravillas. Gran profesional, marido, padre y amigo, grande en todo y mejor persona. Hoy, más allá del horizonte vuestro padre os protege y mira con orgullo. Por mi parte, por la de mi familia, todo lo que haga falta por el merecido reconocimiento que debe de llegar lo tenéis.


Paloma Urueña Kike, nunca olvidare su voz, ni esos medios dias en la cocina con mi madre enganchadas ambas a su Estudio de Guardia. Estaria tan orgulloso de ti :) let's smile and dream. Un beso grande!!!


Paloma Rojas Gracias a ti Kike. Hay que darle voz a todo esto porque se lo merece, porque forma parte de la memoria colectiva de muchos zaragozanos. A mi me gustaba a la hora de comer, esa voz de fondo, y mi madre atenta mientras trajinaba escuchando y nos hacía callar cuando decían algo importante. Gracias por recordármelo.

Jesús Miguel Hernández: ¨Aún recuerdo la hora de la comida, de pequeño, en la cocina, escuchando Estudio de Guardia y esa voz inconfundible¨. 

José Miguel Soler Aguas Yo tuve la gran suerte de escucharlo y hablar en antena con el y el recuerdo que guardo es imborrable.