Kike Calvo Fotografía

lunes, 29 de octubre de 2012

Desde el Objetivo de Kike Calvo: Esperando al Huracán Sandy Parte II

Nueva York - 5.27 pm. Sandy ya está muy cerca de la costa, y ya notamos los fuertes vientos y la lluvia azotando las ventanas. A pesar de que he leído que colocar cinta aislante sobre las ventanas, no impediría que los cristales saltaran en mil pezados, he decidido pegar la cinta en forma de estrella en cada vidrio. Todos tenemos junto a la puerta de la casa, una mochila personal, con nuestra documentación, linternas, pilas, y ropa de abrigo, en caso de que fuera necesario salir. Uno no sabe que esperar. Los seres humanos siempre pensamos que nunca va a pasar nada. Hasta que realmente pasa. Y sino, que me lo digan a mi, que el año pasado la lancha en la que viajaba entre Leticia (Colombia) y Iquitos (Peru) se hundió literalmente en las turbias aguas del Amazonas por la noche. 

Lo que me preocupa realmente, son los andamios que cuelgan frente a mi ventana. Acabo de hablar con la empresa de management del edificio, y me indican que la empresa que está arreglando el techo, ha decidido que no era seguro quitarlos. Y yo me pregunto, si hace días que existe una alerta de huracán, no deberían haberlo hecho antes. Si esos cables se sueltan, mi temor es que revienten las ventanas. En Manhattan ya se ha desplomado una grua, y no hemos comenzado con la tormenta real todavía.




Mirando por la ventana, el viento mece con fuerza los árboles. Creo que nunca en mis años en Nueva York, los había visto sacudirse con tanta fuerza. El video que he colgado, lo he grabado hace casi dos horas, y ya ha ido subiendo el nivel de la fuerza conforme pasa el rato.




Apenas nadie camina por la calle. Un silencio invade la ciudad, roto a ráfagas por los fuertes vientos y la lluvia. 



Esta vivencia me está sirviendo para reflexionar sobre el ser humano y sus comportamientos. Hay gente colocando imágenes salidas de fotográmas de películas de cine en Facebook, buscando subir el número de seguidores. Un huracán no es una broma. Una inundación no es una broma. Un terremoto no es una broma. Tampoco son simplemente noticias. Miles de personas, y en este caso, posiblemente millones, se verán afectadas por un desastre natural. Espero estar equivocándome, y que estas líneas sean únicamente reflexiones motivadas por horas para gastar hasta la llegada de la ¨gran tormenta¨. 








No tengo problema con documentar la realidad. De hecho, yo mismo estoy informando o tratando de hacerlo de todo cuanto acontece desde mi rincón, en la vivencia de este huracán histórico. Simplemente creo que no debemos perder la perspectiva de lo que colgamos en Facebook, de lo que compartimos con nuestros amigos en las redes. Esta tormenta, es culpa de todos. Más de unos que de otros. Pero la realidad, es que aunque haya costado años darse cuenta, los seres humanos con nuestros comportamientos hemos conseguido cambiar lo que el universo mantuvo en equilibrio durante siglos. Algunos me dirán, que no son sino ciclos naturales. No dudo que lo sean, pero tras recorrer el mundo, ver el deshielo en el ártico, la desaparición de los arrecifes, el blanqueamiento de los corales, las matanzas de ballenas, la polución de los ríos, la tala del Amazonas, la obsolescencia programada, la manipulación de los consumidores y la obsolescencia percibida... Podría seguir y seguir. Usemos las redes para mejorar el mundo en que vivimos. Usemos la tecnología para informar y apoyar las buenas causas. Usemos la red para ayudar a quienes puedan necesitarlo. Y sí, como ya he dicho hace unas horas en el Facebook, las imágenes de la Estatua de la Libertad no son reales. 




Hoy en la tarde, a última hora los neoyorkinos, muy seguramente influenciados por la noticias y la incertidumbre, decidieron al igual que yo, hacer un nuevo viaje al supermercado para asegurarse de que contaban en la despensa con víveres suficientes. Pero sobre todo, agua. Algunas de las repisas estaban ya vacías sin producto alguno.








A estas horas ya, están todos en casa. Cada uno buscando el respaldo de sus familias o amigos. Enviándo mensajes a través de la red. Colgándo imágenes en Instagram captadas con sus teléfonos móviles. Ya en pocas horas, sabremos si Sandy se convierte en la super-tormenta de la que todos hablan. Aprovechamos que aun tenemos conexiones normales y electricidad. 

Una fuerte ráfaga acaba de lanzar despedido algo hasta la calle. Desde mi silla, he oído como algo volaba en el exterior. El aire sigue ganando fuerzas. Dos líneas más, y algo más a impactado abajo en la calle. Y escribo desde un sexto piso. Imagino que las ramas se están ya partiendo. Ahora me informan que los bomberos han entregado chalecos salvavidas, a los vecinos de Northern Boulevard que viven en los primeros pisos. 


¿Y por qué esta tomenta podría ser realmente diferente en la Costa Este?

Sandy es una tormenta tropical que asciende por el Atlántico cargada de aire caliente y agua. A la izquierda, se va a encontrar con aire gélido proveniente del Artico. Y para completar, a 30.000 pies existe una corriente o ¨jetstream¨ que va a cargar la tormenta de mucha más energía, convirtiéndola seguramente en una super tormenta. 

Se puede obtener información fiable a través de Weather Channel, y sus actualizaciones Live. 

Son la 1.15 am. El viento continúa, pero mis energías descienden. Voy a tratar de dormir un poco . Durante todo el día he estado trabajando en las 10 mejores formas de seguir a Sandy e infinidad de informaciones en Twitter @kikecalvo . Mañana será otro día. Dios mediante. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario