Kike Calvo Fotografía

domingo, 5 de diciembre de 2010

El ABC de las redes sociales y el Ipad para fotógrafos y periodistas por KIKE CALVO®



Con el advenimiento de la imprenta, las sociedades tras la creación de Gutemberg comenzaron un proceso de reorganización interna. La inmediatez está presente en la actualidad, y los propios medios de comunicación, ávidos de no perder su preponderancia como ¨transmisores¨ de noticias, comienzan a explorar nuevas formas. Ya no es una locura las alianzas de grandes corporaciones con sujetos altamente especializados y conocidos, que cuentan con un potencial único para diseminar tendencias, productos etc.

Ni los medios ni las empresas pueden quedarse con proporcionar información de un modo unidireccional, sino que estamos en una época bidireccional inmediata. Los medios proporcionan noticias, pero son los propios implicados o testigos, quienes pueden dar un ´feedback´ inmediato, o complementar la labor de los profesionales de los medios.

Durante una reciente expedición en la islas Galápagos, tuve el placer de compartir viaje con Olivier Chouraki, fundador de la red Mobiluck. Tras mi regreso, y ya lejos de los trajes de neopreno y los leones marinos amamantando de sus crías, conversé en varias ocasiones por Skype con Olivier. Hacía mucho que venía usando las redes sociales, pero posiblemente de la forma equivocada.

Son tantas las opciones para el fotógrafo, que es complicado estar al día de cuanto acontece. Sin embargo, creo que el secreto no es tanto el estar al tanto de todo, sino de ser capaces de divisar las tendencias, y aplicar las más adecuadas a nuestro negocio, en este caso, la fotografía.

Si bien es cierto que mi primer contacto con Twitter o Facebook fue superfluo y de índole personal, pronto vislumbré el potencial del marketing viral. Esto puede llevar a olvidar que la esencia de toda comunicación es el mensaje, y aún más allá, la calidad del servicio que ofrecemos. Ninguna campaña sería efectiva si el producto final no lo vale.

Más allá de lanzar misivas al mundo sobre nuestro estado de ánimo, creo que las redes son el futuro. Una revolución tan radical como lo fue la imprenta. Siempre defendí el papel, el olor, la sensación de leer una revista comenzando por el final, o el admirar el trabajo de uno de nuestros fotógrafos favoritos en un libro de gran formato.

En un reciente viaje a la Gran Manzana, y tras pasar por la tienda de Apple en la Quinta Avenuda, decidí explorar las opciones que me ofrecía el Ipad. No pasaron unas horas, y mi imaginación no dejaba de investigar las opciones. Quedé fascinado por una integración absoluta. Una herramienta para los fotógrafos única hasta ahora.

El Ipad se ha convertido en mi pequeña oficina, donde las vistas son al mundo. Entra la luz, con noticias y novedades, con feedback de clientes y estudiantes; De ella salen blog posts, ideas, comentarios, correos electrónicos, reflexiones. Casi un cuaderno como el que usó Leonardo da Vinci, con anotaciones de mi mundo, de vuestro mundo.

Por mencionar algunas ideas, un Ipad permite a un fotógrafo:

. Almacenar diferentes portafolios para presentar a los clientes, de un modo elegante, rápido y eficiente.

. Concebir ideas para sesiones fotográficas, con programas gratuítos como el Popplet Lite o Adobe.

. Explorar blogs de nuestro interés, de modo cómo y casi instintivo.

. Descargar podcasts, que podemos escuchar el cualquier lugar. Algunos de mis favoritos incluyen Camera Dojo, The Candid Frame o Freelance Radio.

. Transportar y organizar nuestros permisos (model releases y property releases) con programas como Easy Release.

. Recrear nuestros procesos fotográficos favoritos en nuestras imágenes utilizando Camera Bag.

. Realizar backups de nuestras fotografías, si la necesidad se presentase, por ejemplo durante una expedición.

. Conversar por skype con nuestros clientes, o incluso nuestros estudiantes, quienes realizamos talleres fotográficos de forma regular.

Y tan sólo es una pincelada del potencial. Y qué puedo decir de Twitter, yendo más allá de mencionar si ya paseamos a nuestro perro, la plataforma Twitter nos permite:

. Nos da acceso a una plataforma eficiente de distribución de información, limitada a 140 caracteres, en los que debemos sintetizar nuestro mensaje. Lo breve si bueno, dos veces bueno como dice el refranero español.

. Inmediatez. Tendencias y noticias comienzan arrancar de manera única o con sincronía no planeada, por usuarios o testigos de todo el planeta.

. Quienes tenemos una pasión por un tema, como es la fotografía en mi caso, además de mi profesión, ahondamos buscando información, referentes, noticias… y las redes se convierten en un modo de localizar, compartir y producir.

. Nos permite buscar información. Y más allá, nos dá la posibilidad de interactuar o seguir a quienes generan dicha información, sin filtros mediáticos.

. Las audiencias gustan de participar. Nada más único que recibir respuesta en tiempo real de quien fue nuestro profesor de fotografía, nuestro ídolo fotográfico más respetado o nuestro mentor al comienzo de nuestra carrera.

. Marketing. Al igual que Facebook y otras redes, permita alertar a nuestros seguidores de actualizaciones en nuestro blog, próximos viajes o exposiciones, o la fecha de un taller fotográfico en una ciudad en concreto. Si nuestro mensaje es de interés para nuestros seguidores, reenviarán nuestras novedades de un modo casi ´viral`. Como ejemplo, ha potenciado enormemente el número de visitantes a mi blog, que ya se ha convertido en un rincón de referencia para fans de la fotografía de todos los rincones de los países de habla castellana, donde encontrar noticias, becas o referencias de interés, ya sean alumnos o profesores.

. Es una plataforma no limitante, y es nuestra capacidad de generar contenido de interés, la que estimula el número de seguidores. Como indicaba al principio, ningún plan de mercadeo funciona, si la esencia no es buena. Los usuarios buscan inmediatez, pero es esa inmediatez, la que les dá acceso a un número casi ilimitado de fuentes. Es la calidad, la reputación y ´la marca´o ´firma´la que invita a la gente a convertirse en seguidores. Todos sin darnos cuenta, pasamos a formar parte de un sistema de tendencias.

Muchos hablan de que no tienen tiempo para las redes. Ya existen en el mercado aplicaciones que nos ahorran tiempo, como Tweet Deck, que nos permiten agilizar nuestra experiencia, e incluso seguir ciertas palabras claves, como ´fotografía´. A pesar de muchos, creo que ya no es una opción para los que aspiran a ganarse la vida con la fotografía, el no integrarse en las redes. Si como economista siempre recomendé que toda carrera o formación académica para fotógrafo debía incluir contabilidad y habilidades interpersonales, siento que no me equivoco al expresar desde mi rincón en el ciberespacio que esos curriculos han de contar con asignaturas dedicadas a las redes. Y quienes ya ejercíamos la profesión cuando llegó esta oleada, podemos hacerlo de forma paulatina y sin presión, utilizando un… un…¿Ipad? Estuve tentado en afirmar que mediante un libro. ¿Pero estaría siendo fiel a mis observaciones de campo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario