Kike Calvo Fotografía

martes, 22 de diciembre de 2009

Feliz Navidad, Feliz 2010

En este viaje, unos corren rápido. Otros caminan despacio. Pero todos, de una forma u otra, conscientes o inconscientes, estamos en constante movimiento tras una búsqueda. Os invito a leer esta nota navideña escuchando la música de este video.




En palabras de Alejandro Sanz en Looking for Paradise:

Driving in a
fast car
trying to get
somewhere
Don t Know
Where i m going
But i Gotta
Get There

A veces me siento perdido
inquieto,solo y confundido
entonces me ato a las estrellas
y al mundo entero
le doy vueltas

Un año más. Llega el final de un período y comienza otro. Vivimos en tiempos de crisis. Las grandes preocupaciones son las hipotecas, el dinero, el desempleo o el ascender profesionalmente.

Lo mencioné en mi nota sobre la esencia de la fotografía. Tanto en la fotografía como en la vida, en los tiempos que corren, ponemos un énfasis excesivo en la tecnología, en la nuevas tendencias. Sin darnos cuenta, estamos dejando caer los granos de vida. Cual granos resbalando sobre las paredes de un reloj de arena fabricado con cristal, muchos se deslizan rapidamente sin apenas sentir el material que los sustenta.

Hace un tiempo decidí cambiar el enfoque de este blog. No puedo sino dar las gracias a quienes de manera regular, se animan a ojear lo que acontece por sus páginas, actualizadas de manera constante.

Al escribir estas lineas son ya más de 28.400 las visitas en menos de dos años. A partir de este 2009, no iba ya a ser únicamente un escaparate de mis trabajos, sino una plataforma para ayudar:

Ayudar a difundir el conocimiento sobre la fotografía; ayudar a reflexionar sobre lo que pasa en el mundo con trabajos de grandes maestros de la fotografía; ayudar a concentrar en un único punto del ciberespacio, imágenes que transmitan emociones: emociones sobre la belleza del mundo que nos rodea. Como la Isla de Pedro Gonzalez en Panamá o los blancos traslúcidos de la Antártida. O simplemente imágenes que nos hagan reir.

No es oro todo lo que reluce, ni real todo lo que nos ¨venden¨. Las imágenes publicitarias se retocan. Las modelos no cuentan con medidas perfectas ni semblantes de fantasía. No todo lo que uno vé es real. Es un castillo en el aire. Un aire poco espeso, de donde es facil caer, que causa daño, a quienes buscando un sueño, se pierden en irrealidades.

Sin embargo, siguen existiendo artistas que prefieren no retocar las imágenes. Gentes que buscan contar historias de cuanto acontece en el planeta. Y son precisamente esas imágenes, las que nos hacen soñar y evadirnos. Soñar desde dentro. Desde dentro del reloj de arena. Y son quienes viven desde dentro del reloj, percibiendo las paredes por las que se resbalan, quienes encuentran el paraíso.

No hay nada más bello que tener el privilegio de poder hacer lo que a uno le gusta. Un año más, no quiero pasar por alto el agradecer al Universo, y a todas esas estrellas en el Cielo y en la Tierra que han conspirado, que han hecho posible que mi sueño siga avanzando, día a día con más fuerza, a pesar de las subidas y bajadas que nos afectan a todos.

El 2009 dió pié a que: Mis imágenes se publicaran en las más prestigiosas revistas del mundo, en medios de los cinco continentes; que vieran mi trabajo gentes de China, Estados Unidos, Alemania, Colombia o Finlandia; que el New York Times publicara por primera vez imágenes de éste fotógrafo aragonés; tuviera el privilegio de caminar por las remotas tierras antárticas.

La vida es un viaje. Y como cualquier viaje, no hay dos que sean parejos. Ni tan siquiera un viaje al mismo destino, resulta ser igual al emprenderlo por segunda vez. Todo depende de quienes nos acompañen en ese viaje. Los planes, muchas veces no sirven sino para hacernos sentir más seguros. Sin embargo, son los momentos no planeados, los gestos inesperados, las sonrisas de un extraño, o la amabilidad inesperada de un viandante, los que conforman la esencia de nosotros, ¨los granos de arena¨. Que como arena nos movemos cíclicamente dentro del ¨reloj¨.

Desde mi ciudad natal Zaragoza, mil gracias a quienes me acompañan en mi viaje. Cercanos o lejanos. Aporten o impidan. Ayuden o nieguen. Porque todos, todos ellos, son los integrantes del viaje de mi vida. Gracias a los de aquí y gracias a los de allá. Por hacerme crecer un año más. Mis mejores deseos a todos para el año que está por llegar. Y a los que lo vean todo nublado, no olvideis que al final siempre el sol termina por salir.

Nunca dejeis de soñar.

KIKE CALVO®

No hay comentarios:

Publicar un comentario