Kike Calvo Fotografía

viernes, 4 de enero de 2008

Los renos de Papá Noel

Heraldo de Aragón. Frontera Azul. Suplemento de Medio Ambiente.
Fecha: Lunes 24 de diciembre del 2007

Texto y foto: ©KIKE CALVO

Este material está disponible en este blog para uso privado. Está prohibido su uso no autorizado, así como toda diseminación, distribución, publicación o reproducción no autorizada, total o parcial.

Nunca he tenido la suerte de encontrarme cara a cara con Papá Noel o de verlo volar, empujado por sus remos. Aunque me imagino que esto nos pasa a todos. ¿Por qué el destino nos daría tal premio? Aunque quizá algunos niños tengan la suerte de encontrarlo en estos días.

Lo que sí he podido apreciar son las características físicas de los bellísimos renos en muchas ocasiones y , siempre, en regiones circumpolares, su hábitat natural. Los renos tienen una gran importancia para muchos de los habitantes de las regiones árticas, siendo su rol en la economía algo esencial. Un propietario puede llegar a tener cientos de animales.

Si hay algo que impresiona es verlos correr libremente en la tundra. Muchas veces, la curiosidad los acerca hasta tu posición. Y, en otras, toca arrastrarse para no hacerlos correr. Un truco que funciona es el de levantar las manos por encima de la cabeza, simulando unos cuernos. Moviendo los brazos de lado a lado, esta técnica suele atraer a algunos ejemplares desde la distancia. Este secreto lo compartió conmigo el fotógrafo Dennis Fast, especializado en fauna ártica. Eso sí, no lo hizo para atraer a los caribús, como los llaman allí, sino para auyentar a un oso polar que nos acechaba en Hubbard Point. Después del incidente, Dennis matizó, "por cierto, esta misma técnica atrae a los renos".

Alguna moneda canadiense los incorpora. Y en los territorios de Newfoundland y Labrador son los animales oficiales. En los mercados asiáticos, se vende el polvo de sus cornamentas como afrodisiaco, y también como suplemento medicinal.

Dasher, Dancer, Prancer,Vixen, Comet, Cupid, Dunder y Blixem, los renos del trineo de Papá Noel, fueron ya descritos en 1823 en el poema anónimo "Una visita de San Nicolás". Rudolf, con su nariz roja, se incorporó al equipo de Santa Claus después.

Llega la Navidad. Unos pocos la adoran y otros la odian. Época comercial o periodo familiar. Complicado. De un modo y otro, yo trataré de dormir esta noche a ver si, aunque ya no soy tan niño, el señor Noel se anima y deja algún presente. Porque soñar es gratis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario