Kike Calvo Fotografía

lunes, 17 de diciembre de 2007

La belleza y sensualidad de las orquídeas

Heraldo de Aragón. Frontera Azul. Suplemento de Medio Ambiente.
Fecha: Lunes 17 de diciembre del 2007

Texto y foto: ©KIKE CALVO

Este material está disponible en este blog para uso privado. Está prohibido su uso no autorizado, así como toda diseminación, distribución, publicación o reproducción no autorizada, total o parcial.

Las orquídeas son flores fascinantes. Formas y colores, en "envases" de distintos tamaños, que se asemejan a animales, aves e insectos. Las hay pequeñas, de apenas unos milímetros, como la Trizeuxis falacte. O grandes, de hasta 70 cm, como la Phragmipedium caudatum.

Recientemente, la revista "Natur" dedicó un reportaje a la Holcoglossum amesianum, una orquídea que realiza un baile que desafía a la gravedad, girando casi 360 grados para polinizarse a sí misma. Esto es una excepción, ya que, generalmente, la polinización la realizan abejas, moscas, mariposas y algunas aves. La seducción de los polinizadores se realiza ofreciendo néctar en algunos casos y, en otros, perfumes como feromonas. Algunas especies forman un polvo similar al polen que muchas abejas utilizan como comida.

En Japón, los samurais ya cultivaban sus orquídeas. Dice una antigua leyenda que la mujer estéril de un emperador inhaló el perfume de una orquídea, Cybidum ensifolium, y tuvieron después 13 hijos. Los chicos se llaman Lan y fueron los primeros en cultivarlas. Confucio describió a la orquídea como la reina de las plantas fragantes y la literatura las relacionó con la idea de perfección y elegancia.

Occidente las usa para dar sabor, como el caso de la vainilla. En Oriente, la medicina tradicional china las usa en diferentes formatos. Un producto llamado "Shishu", elaborado con varias especies de Dedrobium, se recomienda para la indigestión. Usan también derivados de la Dedrobium loddigesii, por su supuesta función anticancerígena en células estomacales y pulmonares.

Por contra, C. J. Bulpitt, director de la Sociedad de Orquídeas de Gran Bretaña, afirma que, a pesar del gran número de alcanoides que existen en el tejido de las orquídeas, no se ha podido demostrar su uso medicinal. Medicinales o no, su belleza y sensualidad es incuestionable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario