Kike Calvo Fotografía

jueves, 22 de noviembre de 2007

Granizada en un país tropical


Heraldo de Aragón. Frontera Azul. Suplemento de Medio Ambiente.
Fecha: Lunes 19 de noviembre del 2007

Texto y foto: ©KIKE CALVO.

Este material está disponible en este blog para uso privado. Está prohibido su uso no autorizado, así como toda diseminación, distribución, publicación o reproducción no autorizada, total o parcial.


A pesar de que tenía en mente escribir sobre otra cosa esta semana, no he podido pasar por alto el incidente meteorológico ocurrido en Bogotá el pasado 3 de noviembre. Muchos piensan en Colombia como un país tropical. Algo correcto, sin embargo, quiero enfatizar que la capital, Bogotá, se encuentra a 2.600 metros de altura en la cordillera de los Andes. No obstante, como explicó Humberto José González, jefe de Alertas y Pronósticos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales colombiano, "nunca había visto una granizada de estas condiciones". La población colombiana está perpleja.

"Lo ocurrido tiene relación con las tendencias del cambio climático que han sido identificadas científicamente", me explica Liliana Carvajal, estadística e investigadora del Informe sobre Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. "Lo peor es que esas tendencias son crecientes. Los países en desarrollo tienen que empezar con urgencia sus procesos de adaptación al cambio climático y para esto necesitan el apoyo técnico y financiero de los Estados ricos, que son quienes tienen la responsabilidad histórica de este fenómeno creciente y mundial. No podemos esperar más".

Según los expertos, el fenómeno de Bogotá se produjo porque había mucha humedad en el ambiente. Los vientos que llegaron a la ciudad desde occidente chocaron contra los cerros orientales. Al rebotar contra las montañas, arrastraron la humedad verticalmente, formando nubes en las que se formó el granizo.

Sobre estos fenómenos meteorológicos, los cambios que los hombres hemos introducido en la naturaleza tienen un efecto potenciador. El planeta pierde cada vez más zonas verdes, sustituyéndolas por asfalto. En Bogotá, como sucede en otras grandes ciudades, la emisión de gases se torna en un "comustible" para la formación de nubes. Del 3 al 14 de diciembre, se celebra en Bali la Conferencia de Cambio Climático de la ONU. "Será una oportunidad única para que los gobiernos se comprometan a poner límites drásticos a sus emisiones de dióxido de carbono", afirma Carvajal. Aunque algunos se oponen y muchos dudan, el cambio climático es ya una realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario